INFOXICACIÓN

 INFOXICACIÓN


Para entender este término hay que saber que infoxicación es el exceso de información. Surge de la unión de las palabras información e intoxicación. Es recibir cada día centenares de informaciones a las que no puedes dedicar tiempo y sobre la que no puedes profundizar. Esto es el resultado de un mundo donde se prima el estar informado de todo frente a tener información de calidad sobre todo aquello que creemos importante para nosotros o necesitamos estar informados.


Este término lo introdujo Alfons Cornella en 1996 y se refiere a que la sobrecarga de información que recibe un usuario, sobre todo a través de internet, y que no puede abarcarla ni gestionarla creándole gran angustia.
La "sobrecarga informativa" (information overload) es una expresión que Alvin Toffler usó en su libro "Future Shock" (1970) y hace referencia al estado de contar con demasiada información para tomar una decisión o permanecer informado sobre un determinado tema.


¿Cómo saber si eres una persona infoxicada?  Cuando siente que no puede manejar toda la información que cree que debería manejar y le angustia, cuando todo lo que hace es remitir la información que recibe a otros, cuando te resulta difícil leer un texto de forma pausada, cuando lees saltando palabras, porque te has acostumbrado a leer así en diagonal. Estás infoxicado cuando lees sin entender lo que lees

¿Cómo puede afectarnos la infoxicación?

El exceso de información limita nuestra capacidad de comprender.
Para procesar mucha información hay que saber dominarla.
Para poder procesar rápidamente información hay que tener mucho conocimiento sobre ese tema, de esta manera sabremos distinguir si lo que se nos dice es cierto o falso.
Esta es una de las paradojas con que nos encontramos en nuestra era:  no tenemos tiempo de profundizar en nada, de ser un experto, lo que nos daría capacidad para manejar rápidamente mucha información; en lugar de ello, procesamos más y más información antes de convertirnos en expertos en algo. Leemos mucho y entendemos poco lo que leemos.
Todo esto puede afectarnos en nuestro rendimiento personal y profesional.
Si prestamos demasiada atención a una gran cantidad de información de manera sostenida en el tiempo y no finalizamos una tarea para continuar con otra diferente, esto dificulta la desconexión de la mente, y la obliga a realizar un sobreesfuerzo. Es por esto que, debemos reflexionar acerca de cómo nos informamos y qué métodos y herramientas utilizamos para gestionar la información.
Para que todo esto no ocurriese tendríamos que tener muy claro qué es sobre lo que realmente tenemos que estar informados y después saber buscar formulando las preguntas correctas en las fuentes adecuadas, es decir, sabiendo qué y dónde debemos buscar. Tener un filtro personal de información

 
Para ello sería bueno que toda la información que recibimos día a día pudiéramos dividirla en tres partes:

- Información fatal, que es aquella información que no nos interesa en absoluto porque no tiene nada que ver con los temas que tratamos.
- Información interesante, que es aquella que, en algún momento puede interesarnos .
- Información realmente útil.

.

Más información:
http://alfonscornella.com/thought/infoxicacion/

"Como sobrevivir a la infoxicación"- Alfons Cornella.
http://www.infonomia.com/img/pdf/sobrevivir_infoxicacion.pdf


"El problema no es la sobrecarga de información, es que el filtro no funciona". http://www.youtube.com/watch?v=LabqeJEOQyI




 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

VIDEOS

Loading...